Sacamocos bebé

Sacamocos bebé Hay 3 productos.

Mostrando 1 - 3 de 3 items
Mostrando 1 - 3 de 3 items

La respiración es vital para todos los seres humanos. Es una actividad diaria y automática que realiza nuestro organismo para mantenernos vivo. En el caso de los bebés esta actividad transcurre con completa normalidad, sin embargo, resulta necesario para ellos que un adulto les mantenga la higiene nasal para poder respirar mejor. Una de las formas de aplicar la higiene nasal es con el uso del sacamocos bebé.

El sacamocos bebé es un complemento del lavado nasal. Si bien no siempre es necesario su aplicación, en los casos donde la mucosidad sea muy senda, es la mejor forma de aliviar el malestar de nuestros hijos ayudándolos a respirar mejor.

El uso del sacamocos bebé

La función del lavado nasal es lograr humedecer los mocos de nuestros hijos para que estos sean expulsados por ellos de manera natural. Sin embargo, cuando la mucosidad es muy densa, puede que se les dificulte hacerlos por si solos.

Motivos por el cual se utiliza un sacamocos bebé o aspirador nasal. Este producto es un artefacto pequeño que ayuda a despejar las vías respiratorias de nuestros hijos. Facilitando así su descanso al momento de dormir o evitando que se sientan ahogados mientras comen.

Si bien los sacamocos no hacen daño al bebé, su aplicación puede resultar algo incómoda para los pequeños. Motivo por el cual solamente se recomienda hacer uso de él en situaciones necesarias y al momento de aplicarlo hacerlo con mucho cuidado.

Dado que el bebé debería estar lo más quieto posible al momento de hacer uso del sacamocos, lo ideal es realizar esta actividad con dos personas adultas. Si nos encontramos solos, lo más recomendable es acostar al pequeño boca arriba envuelto ligeramente en una sábana que evite que realice movimientos bruscos.

La importancia del suero fisiológico

Es posible realizar un lavado nasal bebé sin la presencia de un sacamocos o aspirador nasal. Pero no se puede utilizar el sacamocos nasal bebé sin haber aplicado el lavado antes. Ya que para no hacerle daños a los pequeños es necesario que los mocos hayan sido ablandados primero con el suero fisiológico. Antes de utilizar el sacamocos, espera que el organismo libere por sí mismo la cantidad que pueda hacer ser manera natural.

Recuerda que la higiene nasal en los bebés no cumple una función exclusivamente estética, sino además sanitaria. Mantener las fosas nasales de los bebés despejada les va a ayudar a respirar mejor, oxigenando más su cerebro. Igualmente destacamos que reduce las posibilidades de sufrir sinusitis o infecciones respiratorias.