Costra láctea

Costra láctea Hay 2 productos.

Mostrando 1 - 2 de 2 items
Mostrando 1 - 2 de 2 items

Los bebés cuando están recién nacidos pueden llegar a sufrir de caspa o seborrea en el cuerpo cabelludo. Solamente que a diferencia de los nombres conocidos en los adultos, esta afección de la piel en los infantes aún lactantes es conocida como costra láctea.

Los padres al detectar zonas ásperas en el cuero cabelludo de sus hijos recién nacidos pueden experimentar ansiedad e incluso sentir temor. Sin embargo, tienen que saber que la costa láctea es más común de lo que piensa, resulta inofensiva y puede ser tratada con cremas médicas especiales que no afectan al bebé. 

Costra láctea: qué es y cómo tratarla

La costra láctea es una especie de dermatitis común en bebés de 0 meses y hasta los 3 años de edad. Se caracteriza por generar algunas costras no muy gruesas en el cuero cabelludo del recién nacido.

Si bien estás costras dan un aspecto desagradable al tacto, los padres tienen que saber que las mismas no son contagiosas por contacto. Además, en la mayoría de los casos, las costras desaparecen solas con el pasar del tiempo.

Cuando los padres detectan que las áreas de las costras son muy prolongadas o incomodan al bebé, es probable que quieran buscar un tratamiento más inmediato. Para la tranquilidad de todos, estos tratamientos si existen y se aplican a través de shampoos o cremas especiales no abrasivas ni invasivas con el bebé.

Recuerda que la piel de los niños recién nacidos resulta muy delicada, por lo que es normal que sufran este tipo de dermatitis e irritaciones en la piel. Lo importante es realizar tratamientos que sean adecuados para la piel del niño. Preferiblemente con productos antialérgicos y sin la presencia de alcohol.

Asimismo, al momento de aplicar estos productos es importante hacerlo con mucho cuidado y delicadeza, para evitar incomodar al bebé lo más posible.

Formas de aplicación de los productos

Los productos como cremas especiales o shampoos para tratar la costra láctea tendrán que ser suministrados con mucho cuidado. La mejor de aplicarlos es masajeando suavemente el cuero cabelludo. Ya sea directamente o utilizando una toallita para hacerlo. Al finalizar, aplicar abundante agua fresca para remover la presencia del producto.

Este tratamiento puede ser aplicado diariamente en el baño del niño, hasta que desaparezcan las costras. Si la presencia de las costras persiste lo más recomendable es asistir al pediatra en busca de una opinión profesional.